Bodas de invierno

Durante mi reciente viaje a tierras argentinas, el tema de las bodas ha sido uno de los más recurrentes. Qué costumbres tenemos por aquí, cuánto tiempo se necesita para montar un buen sarao, diferencias, similitudes. Tras mucho parloteo, se sorprendieron muchísimo cuando descubrieron que no somos de celebrar bodas en invierno. Allá se celebran durante todo el año y aquí (salvado algunos casos contados) fuera de los meses de calor no nos atrevemos a vestir de blanco. Y la verdad, cada vez entiendo menos esta postura. Las bodas de invierno, de hecho, tiene muchas ventajas. Más de las que te imaginas.

1. Money baby: la grandísima mayoría de los salones, hoteles, masías y demás espacios destinados a celebración de bodas tiene dos tarifas. La llamada temporada alta (de abril a octubre aprox) y la baja (el resto del año), donde los precios pueden llegar a verse rebajados hasta en un 50%. El económico es un factor importantísimo en este tipo de eventos. Así que si te planteas una fiestón del amor low cost, es una realidad a tener en cuenta.

decoración bodas de invierno la vida es cuca2. No more dramas con la fecha: lo que pasa cuando se concentran todas las bodas en unos meses es lo mismo que pasa en las autopistas a primera hora de la mañana. Atasco del bueno, agobiazo y drama asegurado si no te lo tomas con calma y haces gala de algo de flexibilidad. Eso en invierno, como que no pasa.

bodas invierno la vida es cuca mesa3. Todos en primera fila: cuando llegas a cierta edad en la que todo tu entorno padece la fiebre de las bodas (veraniegas), es probable que coincidan dos parejas en fecha y hora. Eso es en Pekín y en Pokón un marrón importante. ¿Qué haces? ¿Cómo escoger? Y lo peor, ¿cómo contárselo a la pareja damnificada? Hasta que se invente la clonación bodil, la única manera de asegurarte que todos estarán, y bien contentos, es casarte en invierno.

preboda invierno la vida es cuca4. Ni mejor ni peor, diferente: salir un poco de lo de siempre, probar nuevos colores, jugar con las texturas propias de invierno. Romper con las típicas decoraciones más frescas y veraniegas no tiene porqué ser ni mejor ni peor. Pero lo que sí te asegura es que sea como mínimo diferente. Y cuando vas a 4 bodas por año y sigues viendo más de lo mismo, esa diferencia puede ser una conquista.

emily g photography Portland Headshot Photographer5. Vivan los vestido con mangas: siempre, siempre me han gustado las mangas en los vestidos de novia. Y claro, en agosto y a 40 grados, como que no pega. El clima invernal acompaña a las que, como yo, huyen despavoridas del maldito palabra de honor. Y estoy convencida que los novios y demás caballeros también lo agradecerán. Camisa, chaleco, chaqueta, cuello apretao por la corbata o la pajarita, nervios que suben la temperatura… to much.

santos costura boda invierno la vida es cuca

vestido de novia con mangas la vida es cuca

Imágenes vía Pinterest, Vogue y Santos Costura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *