Cumpliendo sueños

El lunes por la noche. Encendemos la tele. Pillamos empezado un documental sobre Michael Jackson (Jorney from Motown to Off the Wall) y con él nos quedamos. Con su absoluta dedicación, semejante derroche de talento, nunca perdió de vista su meta: trabajar y trabajar para cumplir su sueño, ser el mejor. Esas imágenes me teletransportaron a septiembre de 1992. Tenía 6 años y mis padres me llevaron, junto con mi hermana, al concierto de Michael Jackson en Barcelona. Y fue una experiencia tan brutal que, a pesar de ser una cría, la recuerdo con mucho detalle. Me impactó. Me maravilló. No pude contener las lágrimas cuando sonó Children of the Wold. Y el lunes me di cuenta de que con solo 6 añitos había cumplido un sueño, sin ser demasiado consciente de ello. Pero vi en directo al mejor artista del mundo. Un genio irrepetible.michael jackson barcelona la vida es cuca

El martes volví a deleitarme con otra artistaza que me encanta, Adele. Las entradas fueron nuestro regalo mutuo de Navidad y hemos esperado tantísimo que cuando entrábamos en el Palau Sant Jordi no pude evitar que me temblaran las piernas. A ella la descubrí viviendo en Inglaterra y he sido fan fan (de póster) desde entonces. La adoro, me encanta. No solo su voz, me gustan casi más sus contrastes. Siendo tan joven, habla y compone con las vivencias de una persona muchísimo más mayor. Y lo mismo en cuanto al físico. Siempre tan sobria, tan señora y en el fondo es una orgullosa hooligan. Descarada, un poco ordinaria, bailonga, todo bañado con una risita aguda contagiosa. Aún con los pelos de punta, toca tachar: nuevo sueño cumplido.adele barcelona la vida es cuca

Y hoy, para rematar la semana y convertirla en una de las más especiales de mi vida, me dispongo a cumplir un nuevo sueño. Uno de los gordos, de los más transcendentes y el más esperado. Hoy me caso con el hombre de mis sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *