Disfrutar del momento

Me siento de nuevo a teclear y parece que no me arranquen los dedos. Han pasado tantas cosas y momentazos desde la última vez. Y muy bien no sé ni por donde empezar. No voy a pautar lo que quiero decir, como suelo hacer. Hoy me planto aquí a pelo, me apetece, vamos a fluir, a ver qué sale.valentinalavidaescuca

Lo primero va a ser una disculpa. Nos fuimos de vacaciones sin despedirnos, sin un “hasta luego”, sin un “feliz relaxing time”. Inmersa en las bodas cucas más la nuestra, llegó un día en el que frené y mi cuerpo y mi mente dijeron “hasta aquí hemos llegao”. Ha sido un parón un pelín más largo de lo que tenía previsto. Pero me pareció que era el momento, necesitaba disfrutar de nuestro momento. A mediados de agosto empezaron a llegar los primeros invitados internacionales de nuestra boda. Recuperé fuerzas en tiempo récord (lo que hace cambiar el chip y una jarana tras otra). Y lo que se suponía iban a ser unos días de relax previos a la boda mutaron en días de no parar. ¡Bendito meneito! Puedo afirmar que la diversión también cura milagrosamente fatigas y agobios varios. Mañanas de playa, tardes de scape room, padel surf en Wiki, conciertos en Ananda, helados a todas horas, zumos naturales en el Club Marítimo, verbenas con lucecitas, brindis a cada trago, abrazos salados, regalos de boda que se convierten en momentazos de tu vida, puntas hiper rubias (a las que Sidartha puso rápidamente remedio), cenas entretenidas comparando la gastronomía uruguaya versus española, la terraza de mi suegra abarrotada de familia como nunca, cumpleaños de princesas, noches de gracias en Gràcia, el primer verano de Alejandra y el más divertido de Valentina, últimas tardes en Santos Costura, la exquisita coliflor del Mona Roja en cantidades industriales, la tienda convertida en una clase de baile… son tantos los recuerdos que me llevo de este último mes y medio. 
prebodalavidaescucaalejandralavidaescuca

Processed with MOLDIV

Y todo esto a modo de prepreboda. La boda, directamente, hizo que me estallara el corazón. Tengo ganas infinitas de empezar los capítulos dedicados a la boda. Y llegarán. Solo que estoy recopilando fotos y organizando los montones de detalles que os quiero contar. El próximo miércoles 5, como no, vuelven los laic y dislaics, esta vez referentes a nuestra boda. Vamos, que os preparéis para el bombardeo, ¡va a ser intenso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *