Nuestro fotógrafo de boda

Faltan 10 meses para nuestra boda. ¡Alegría y alboroto! Seguimos encantadísimos de la vida, aunque es verdad que el “monotema” se ha frenado un poco. Vamos bien de tiempo y podemos hacer las cosas con calma, pero es cierto que ya hemos tomado unas cuantas decisiones gordas referentes a la boda. Eso es: fecha, sitio, fotógrafo y vídeo. Los pilares básicos, junto con el tema gastronómico, de cualquier sarao apañao. Hoy os cuento más de nuestra primera elección, la más fácil y “caprichosa”. La del fotógrafo.serafin castillo barcelona

Nuestra historia de amor no surgió tras un flechazo. Primero fuimos amigos de copas, luego amigos de tarde y cafés, de cine, amigos con derecho y un largo etcétera. Sin embargo, en esta boda, sí va a haber un flechazo señalado: el mío con el trabajo de Serafín Castillo. Y más que “con el trabajo”, así en general, con un reportaje concreto, el de la boda de Sandra y Carlos en Girona. Me gusta más marujear fotos de bodas que el “Hola”. Y me suele ocurrir que a todas les encuentro alguna pega o pegotón, depende de mis niveles de serotonina. Que si esto es muy mono pero lo otro da miedete. Que si el novio va impecable pero la novia parece un merengue. Que si esta flor sí pero aquella de allá no me convence. En fin, que yo me hago mis películas y es muy, muy complicado que no le saque punta a algún detalle. Y vivía así mis días, cambiando en mi cabeza esto y aquello, hasta que vi las fotos de Serafín. Las repasé una y otra vez. Estaba como hipnotizada. Y tras unos minutos me di cuenta que a aquella boda no le cambiaba ni las gotas de lluvia que cayeron ese día. NA-DA, absolutamente TO-DO me pareció ideal: novia, novio, ceremonia (LO MÁS), decoración, invitados. Y supongo que la boda fue la leche, pero también os puedo decir que las fotos de Serafín contribuyeron a transmitir todo lo que sentí y el despertar de mis ganas locas de casarme. Esa noche, en la cama, antes de cerrar el ojo, miré al que por aquel entonces era minovionoquierocasarme y le dije: “¿te puedo enseñar una cosa?”. Y le planté en la tablet la que hasta hoy es sin duda mi boda preferida. “¿No te gustaría casarte así?”. No le quedó otra que reconocer que la boda molaba todo y sonrió. Meses más tarde, minovionoquierocasarme se convirtió en miprometidoafullconlabodaserafin castillo boda gironanovia teresa helbig serafin castillo

serafin castillo teresa helbingflores serafin castillo

serafin castillo boda girona novioserafin castillo ceremonia bosqueentrada novia serafin castilloserafin castillo boda en el bosqueserafin castillo sandra y carlosserafin castillo cateringbanquete luces serafin castilloserafin castillo sweet cornerbengalas serafin castilloprimer baile serafin castillofuegos artificiales boda11 de julio, el gran día de la pedida. 15 de julio, primer mail a Serafín. A esto que él me pregunta la fecha y el sitio y me quedo con cara de sopa. Confieso que es el primero al que escribo y que lo quiero, sin fecha ni ná. Aunque me case debajo de un puente, las fotos las firmará él. ¿Capricho? Absoluto. ¿Emoción? Solo os digo que cada vez que comparte en su cuenta de Instagram un flash de una boda, se me escapa la lagrimilla.

Un comentario en “Nuestro fotógrafo de boda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *