Gusta y no gusta de las bodas (vol.III)

Aquí estamos de nuevo, un miércoles más estrenando mes. Abril, no sabes lo bien que me caes. Ya sí que sí, huele a boda por todas partes. De hecho, estamos a unos días que montar la primera boda de la temporada. Y no tenemos ganas, no, tenemos GANAZAS. Y es que ese día, encima, se juntan dos de las cosas que más me gustan en esta vida: Sant Jordi y una boda. Bonito al cuadrado.

ME GUSTA/LAIC

diario de la novia la vida es cuca

Regalos de novia. Es un año especial, único, irrepetible. Eres “la novia” durante los meses previos y eso baby, mola todo. En este estado en el que respiras oxigeno de colores, que tus amigas te hagan regalos “de novia” emociona. Para los 30 palos, mi amiga Arantza me regaló el Diario de la Novia de Petite Mafalda, una percha personalizada con mi nombre y la fecha de la boda de La casita de Cuqui (Santos, ya me imagino el vestidazo ahí colgado) y mi familia los pendientes que luciré en la boda. Y oye, no os podéis hacer una idea de la ilusión que me hacen esos detalles. Ahí van más ideas: porta anillos personalizado, una caja bonita en la que los novios puedan hacer “la cápsula del tiempo” del día de la boda, un tratamiento de belleza para ir juntas y estar radiantes el gran día…

aloha hotel la vida es cucaInvitados de fuera, ¡wellcome! Cuando en una boda hay muchos invitados que viajan expresamente, es un detalle que os preocupéis de su acomodación. Yo lo he agradecido como invitada y este año, por descontado, me he propuesto hacer lo propio como novia. Además, si el volumen de habitaciones a reservar es considerable, podéis negociar un precio de grupo competitivo. Todos sabemos que asistir a una boda es un buen pico, así que cualquier ahorro es importante.

gracia-barcelona-preboda-la-vida-es-cucaSesión de fotos preboda. Sí, sí, sí y tres mil veces sí. Por muchos motivos: romper el hielo y la vergüenza con la cámara, tener unas fotos chulas de un momento muy especial, algo menos “disfrazados” que en la boda. Además, que podéis aprovechar las imágenes para las invitaciones o como decoración del gran día.

NO ME GUSTA/DISLAIC

arbol de los deseos bodaLas bodas gincana. No puedo con ellas. Es más, me parecen un fastidio. Y paso a explicar a qué me refiero con bodas gincana. Son aquellas bodas en los que los invitados tiene que realizar varias actividades o pruebas. Ejemplo: dejar unas palabras en el libro de firmas, pasar al siguiente stand en el que debes hacerte una foto y colgarla de una cuerda dedicada, acto seguido, te espera el “árbol de los deseos”, te toca hacer lo propio, aunque en realidad lo que deseas es acabar con los jueguecitos y darle un buen tiendo al aperitivo. Pero antes, debes acudir a la casilla de salida donde, tras haber descifrado una serie de pistas, adivinarás en la mesa que te toca sentarte. Ok, mesa 3. Pero no, aún no puedes pedirte el mojito ansiado. Primero debéis ensañar el baile sorpresa para los novios. Habéis quedado en un minuto en el parquing ¡Agotador! Ojo, y no digo yo que todos estos detalles no tengan su punto, pero no juntos y en el mismo momento. Hay que controlar los tempos y no sobrecargar al personal. Los invitados quieren ponerse moraos y disfrutar de vosotros. Eso es todo.

damas honor boda la vida es cucaDamas de honor “anoviadas”. Ya, de entrada, no soy muy partidaria del concepto dama de honor. Pero cuando las veo demasiado anoviadas, apaga y vámonos.

peinados de novia la vida es cuca

Y yo con estos pelos. El peinado y maquillaje de la novia son dos de los temas más sensibles. La clave es seguir siendo tu misma, por eso, uno de los fallos más garrafales que puedes cometer es alisarte el pelo si lo tienes rizado o pasarte con los bucles si tu melena es más bien lacia. Lo mejor, siempre, conseguir el look más natural posible, aquel con el que te identifiques. Nada de esconderse tras artificios y kilos de maquillaje, vas a estar radiante hasta con la cara lavada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *