Gusta y no gusta de las bodas (vol. IV)

Acudo a mi cita de los miércoles de laic y dislaic con más ganas que nunca. Porque ya sois unas cuantas las que me habéis dicho que os mola la sección. Espero, pues, que este vol. IV esté a la altura y los gusta y no gusta de las bodas lleguen a esos número romanos que no sé ni escribir (nunca fueron lo mío). ¡Empezamos!

NO ME GUSTA/DISLAIC

pastel boda espada la vida es cuca

La espada con la que se siguen cortando (inexplicablemente) los pasteles de boda. El otro día, viendo una peli, salió a escena el típico momento pastel. Espadón, pastelón de 7 pisos, novios con cara de circunstancia e invitados mirando con sonrisa helada. Y aunque fuera una ficción, lo retrataron tal cual. Novios del mundo, sé que las bodas son “costumbres” y hay algunas preciosas que no deberían perderse ever. Pero este momento samurai, además de ser peligroso, debería estar ya más que erradicado. No es necesario. Al menos, desde mi más humilde opinión.mesa presidencial boda

Mesas presidenciales con padres (sin alternativa aparente). De entrada, que la mesa de los novios tenga que ser sí o sí la mesa de los padres, ya me parece una obligación de nuevo pasadísima de moda. Sentarse con amigos o incluso hermanos debería ser una elección. Sin madres y suegras ofendidas (no more drama). Ellos se lo pasarán mejor, vosotros os lo pasaréis mejor. ¡Y todos contentos! Eh, que si tu quieres a tus papis cerquita, adelante. Yo solo digo que hay otras mil opciones (y que no aceptéis chantajes emocionales de ningún tipo).sitting boda maceteros la vida es cuca

(y siguiendo con las mesas) cortar por lo sano el cuento de “a mi me sientas con…”. La cantinela de siempre. Con lo que cuesta de por sí la planificación de las mesas, como para hacerlo con una lista de reclamos, peticiones y sugerencias metida con calzador. Me niego rotundamente: NO se admiten ruegos. ¡Lo siento!

ME GUSTA/LAIC

boda bosque la vida es cuca

Aprovechar los recursos del entorno. Si te casas en un sitio precioso, con encanto, lleno de espacios cuquis y naturaleza verde que te quiero verde, ¡aprovecha! No disfraces el espacio, no es necesario emperifollar cada rincón. Centra tus recursos en las zonas más flojitas y deja brillar las que ya luzcan con la cara lavada.la vida es cuca wedding planner barcelonaEse feeling súper importante con los proveedores. Yo soy muy de vibra, siempre lo he sido. La etapa “busca y captura” de proveedores puede ser dura y estresante. Te meten de golpe mil datos en la cabeza, números que bailan, cosas que quieres y no te ofrecen y otras que no quieres y se emperran en que contrates. Relax. Déjate llevar por ese sexto sentido que sé que tenemos las novias (sí, esto es cosa de chicas). A veces ese no se qué que sientes durante una reunión, la tranquilidad de una charla, las risas que te pegas imaginando tu día, esos ratitos que surgen con unos y no con otros, son muchísimo más importantes que todo lo demás.zona peques boda la vida es cuca

Un espacio de ensueño para los más pequeños. Pensando en los padres, ir con niños pequeños a una boda es una pu****.  Las bodas no dejan de ser fiestones y poder disfrutar de unas horas sin ataduras padriles, es la clave. Sin embargo, y como soy muy niñera, reconozco que las fotos que más me pirran de las bodas son las de los enanos. Por eso, y para liberar un poco a padres (e incluso abuelos), si montáis un rincón divertido para los chiquis con animación (fundamental) y planes entretenidos, haréis un favorazo a adultos y los niños se lo pasarán bomba.

Un comentario en “Gusta y no gusta de las bodas (vol. IV)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *