Lo que me gusta y no me gusta de las bodas

El universo de las bodas es vasto e interminable. Cada pareja tiene un estilo, un gusto, una historia, por eso hay tantas bodas como tortolitos. Como pasa en la moda, la decoración e incluso la gastronomía, las bodas muy a menudo se rigen por las tendencias del momento. Aceptar o no la tendencia es una elección personal, para gustos colores. Con el objetivo de orientar a aquellas parejas en busca de aclarar posturas dentro de este inagotable catálogo de opciones, hoy nace una nueva sección fija en el blog. Lo que me gusta y no me gusta de las bodas. Cada primer miércoles de mes, elaboraremos una lista de “me gusta-laic” y otra de “no me gusta-dislaic”. Lista, por descontado, del todo personal. Unos días estaréis de acuerdo. Otros días me la echéis por tierra. De eso se trata, de que hacia el SÍ o hacia el NO, saques algo en claro. ¡Empezamos!

NO ME GUSTA…

Las novias con demasiado escote. No se trata de una opinión pudorosa ni mojigata. Simplemente, un escote vertiginoso en una novia me chirria, de siempre. Ese mismo escote la noche de antes, con un vestido de otro color, es probable que arranque hasta aplausos. Pero como look para una novia lo veo completamente innecesario. Hay novias sexys a rabiar enseñando más espalda, por ejemplo.

Ruffled - photo by Pat Furey http://ruffledblog.com/art-deco-inspired-brooklyn-wedding

Las estolas de piel (y si son sintéticas, dan grima, directamente). Opinión personal donde las haya, no soy de pelito. Ni en abrigos, ni es botas y mucho menos el día de tu boda. DISLAIC rotundo. Además, creo que no favorecen nada las siluetas. Si te casas en invierno, hay millones de alternativas muchos más elegantes, económicas y que, seguro segurísimo, sientan mucho mejor.

Ruffled - photo by Lisa ODwyer Photography http://ruffledblog.com/elegant-colorado-winter-wedding

Ceremonias en salas oscuras. Un horror. Me recuerda más a un velatorio. Por fin, el abanico en cuanto a las ceremonias en España es amplio y para todos los gustos. Si sales de la iglesia, las posibilidades son preciosas y, además, suelen ser bastante económicas. Un jardín, la playa, una sala más industrial. Con dos toques de magia aquí y allá, se pueden hacer maravillas.

Ruffled - photo by http://www.peppernix.com/ - http://ruffledblog.com/deer-valley-resort-wedding-with-a-burgundy-gown

SÍ ME GUSTA…

Las espaldas al aire. Una tendencia cada vez más en auge. Muchísimo más sugerente que las bubus despechugás, de aquí a Lima. Y ya de paso, de esta foto, también me gusta (mucho, mucho) el recogido. Limpio, sencillo, elegante y, en este caso, sin tocado. Un acierto que hace brillar aún más esta espalda de pedrería.

Ruffled - photo by http://www.paulaohara.com/ - http://ruffledblog.com/art-nouveau-irish-mansion-weddingLos cubiertos dorados. Y seguro que habrá quien me se lleve las manos a la cabeza. A mi me parecen los más. Un toque brilli brilli en el lugar más inesperado. Amén a eso.
Ruffled - photo by Delbarr Moradi http://ruffledblog.com/romantic-vow-renewal-after-10-years

Rincón chill out más allá del palet. He sido y sigo siendo muy pro palet. Un recurso económico y resultón que queda muy mono con los complementos adecuados. Pero ha sido ver este rincón y caer rendida. Ese sofá, esa mesa, ese sillón, esas flores… Le pongo un 11 y un LAIC en mayúsculas.

Ruffled - photo by Delbarr Moradi http://ruffledblog.com/romantic-vow-renewal-after-10-years

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *