Sprint boda

¡Hola de nuevo! Lo primero, pedir disculpas por las escasas actualizaciones de estas últimas semanas. Ha sido complicado ejercer de ayudanta de Santa y SSMM sin hacer magia (como ellos). La Navidad me dejó bajita de defensas y agotada así que fui un blanco fácil para todo tipo de virus. Y el día 7 de enero tuve que cerrar precipitadamente la persiana (y cuando digo precipitado es muy muy precipitado) para aterrizar directamente en la cama. Siempre me pasa, no es nada nuevo. A la que te relajas, el escudo protector del autónomo se derrumba y te salen todos los males. Pero desde que empecé esta aventura no me había pasado tan de golpe. Estuve fuera de combate de jueves a domingo y el lunes empecé una semana de “vacaciones”, entre comillas porque no hemos parado.  Continúa leyendo Sprint boda