Hola Valentina

Hola pequeña. Hoy hace una semanita que viniste a este mundo. ¡Cómo vuelan los días desde que te tenemos por aquí! Tras esa larga, larguísima espera para verte la carita, el tiempo se ha acelerado de una forma insana. En dos días te veo corriendo por La vida es cuca y poniéndolo todo patas arriba… peor que un tsunami, voy a empezar a mentalizarme.

20140128-122214.jpg

Como tía y madrina tuya que soy, creo que ya va siendo hora de que te cuente como están las cosas por aquí. Valentina, no te voy a engañar, has nacido en un mundo un tanto complicado. Y más que complicado, contradictorio. Las cosas, últimamente, andan algo decaídas. Escasea el trabajo, hay mucho chorizo y muy poco pan (cuando seas algo más mayor, te explicaré el sentido no gastronómico de la frase). Estamos pasando un bache. Un bache que nos hace estar, en general, más irritables y algo más tristones. No nos lo tengas en cuenta pequeña, esta situación no es nada fácil.

Sin embargo, y ahora si que viene lo bueno, te doy la gran noticia de tu vida: has nacido en una familia maravillosa. Tu familia, nuestra familia, tampoco se libra de sus blancos y negros, pero es la caña. No sabes cómo te lo vas a pasar.

20140128-122157.jpg

Característica number one de tu familia: es enoooooormeeeeee. Somos muchísimos, más de los que ahora mismo te puedas imaginar. ¿Pero sabes lo fantástico de eso? En estos momentos, con 7 diazos de vida, te quieren con locura mogollón de personas.

Característica number two de tu familia: tienes unos papis increíbles. Están absolutamente enamorados de ti y desde que llegaste, has llenado de luz cada rincón de la casa de tu abuela.

Característica number three (nunca es pronto para empezar con el inglés) de tu familia: te va a doler la barriga a menudo. Pero no por indigestiones y cólicos odiosos. Te va a doler de la risa. Recuerda, somos muchos y divertidos, lo que significa que los ataques de risa ocurren con bastante frecuencia.

Característica number four de tu familia: no sabrás cantar, no darás ni una nota. Pero cuando suene la música, los pies se te van a ir solos. Es irremediable.

De momento, suficiente información sobre el clan. Te dejo el resto en el aire para que tú misma descifres los enigmas de tu gran familia.

Y siguiendo con las cosas buenas de este mundo, también te diré hay siempre siempre un lado cuco en todo. Pero en todo, todo. Ese lado cuco, sencillo, natural, bonito, especial no es algo material. Son más bien sensaciones, momentos y formas de sentir la vida. Una vida en la que tú te acabas de estrenar y la que, a pesar de algunos nubarrones, te puedo asegurar que es absolutamente maravillosa. La de todos nosotros es más maravillosa aún desde que estás por aquí. Así que bienvenida gordita, vamos a pasarlo en grande 😉

20140128-121414.jpg